Blog

“El Conocimiento es Poder”

Mamografía vs. Termografía

- Publicado 01/31/2017 Tags: , ,
Mamografía vs. Termografía

Aquí una estadística inquietante: una de cada ocho mujeres en los Estados Unidos desarrollará cáncer de mama invasivo en algún momento de su vida, un riesgo que aumenta con la edad. Es quizás esta razón la que ha hecho que el debate sobre cuál es la mejor prueba de detección de cáncer de mama, sobre todo entre las mujeres mayores de 30 años, sea tan común en los últimos años.

 

El tipo más conocido de prueba de detección de cáncer de mama es la mamografía. La comunidad médica sin duda apoya la mamografía como una herramienta para la detección temprana del cáncer de mama, pero hay alguna sugerencia de que la naturaleza de la mamografía en realidad aumenta el riesgo de cáncer de mama y no puede ser la herramienta más eficaz para salvar vidas. Aunque los médicos generalmente recomiendan mamografías, los pacientes deciden en última instancia si la mamografía es adecuada para ellas, por lo que es importante entender las opciones de detección del cáncer de mama que están disponibles y su impacto en la salud del paciente.

¿Qué es una mamografía?

Una mamografía es una prueba diagnóstica que utiliza compresión y radiografías de dosis baja para verificar si los tejidos y las glándulas mamarias presentan anormalidades. Las mamografías son efectivas en la detección de signos de enfermedad de mama y cáncer, aunque no pueden usarse para diagnosticar la enfermedad: se necesitan pruebas adicionales, como aspiración con aguja fina o biopsia, para confirmar cualquier sospecha generada por la mamografía y diagnosticar a una paciente con cáncer de mama.

 

Aunque la mamografía es generalmente precisa, a los pacientes no les gusta este método de detección del cáncer de mama por su malestar y el uso de la radiación. Un mamograma expone a un paciente a 0,7 milisieverts (mSv) de radiación. Eso equivale a aproximadamente 7 semanas de la radiación a la que estamos expuestos de forma natural en el ambiente. Aunque esto no es una cantidad enorme de radiación, ésta se va sumando, especialmente puesto a que el instituto nacional del cáncer ahora recomienda una mamografía cada 1 o 2 años para las mujeres mayores de 40 años de edad. El uso de la radiación en mamografías puede ser una causa para preocuparse únicamente por esa exposición a la radiación que se va sumando con el tiempo.

 

Termografía: una alternativa a la mamografía

 

Aprobado para su uso por la FDA en 1982, la termografía es otra herramienta de diagnóstico en la que los rayos infrarrojos se utilizan para convertir el flujo sanguíneo y el calor corporal a imágenes. El proceso utiliza una cámara térmica para medir cambios sutiles o diferencias en la temperatura del calor infrarrojo que es emitido por infecciones, quistes, inflamación o tumores en el tejido mamario. Debido a que la termografía utiliza imágenes termográficas para registrar cambios fisiológicos o térmicos en el tejido mamario, se considera una prueba no invasiva y, por tanto, de menor riesgo que otras formas de detección de cáncer de mama, como la mamografía.

 

Sin embargo, la cuestión sigue siendo si la termografía puede utilizarse por sí sola como una herramienta para detectar el cáncer de mama o debe utilizarse para complementar las pruebas de mamografía. Mientras que los médicos suelen utilizar la termografía junto con la mamografía, algunos pacientes optan por utilizar la prueba no invasiva sólo. Esto no es necesariamente una decisión que los médicos apoyen, pero podría no ser tan negativo como parece, ya que la eficacia de la mamografía como herramienta de detección temprana ha sido cuestionada en los últimos años.

 

Detección precoz: mamografía vs. termografía

 

El consenso general es que la mamografía es una herramienta eficaz y precisa de detección temprana del cáncer de mama, pero la forma en que desarrollan las células cancerosas pone en duda esta afirmación. Después de que un tumor canceroso haya estado creciendo durante unos dos años, necesita crear su propio suministro de sangre con el fin de mantener un mayor crecimiento, un proceso llamado angiogénesis. Debido a que la termografía detecta cambios en el flujo sanguíneo y el calor en el tejido mamario, esta tecnología puede detectar la angiogénesis, advirtiendo así de cáncer de mama en sus inicios. La mamografía, por otra parte, no puede detectar este tipo de cambio. Sólo cuando un tumor es lo suficientemente grande y denso lo puede detectar una mamografía; y en ese momento, el tumor puede haber estado creciendo durante más de ocho años.

 

La termografía puede usarse como una forma de detectar la actividad celular anormal para el cuidado preventivo proactivo. La Academia Internacional de Termografía Clínica (IACT) ha encontrado que la adición de termografía a las pruebas de detección de cáncer de mama puede aumentar las tasas de supervivencia de los pacientes hasta el 61% (fuente).

 

Cada paciente tiene un estilo de vida y antecedentes familiares diferentes que, combinados con la edad y otros factores como la región geográfica, contribuyen a su riesgo de cáncer de mama y otros tipos de cáncer. ¿Por qué aumentar ese riesgo cuando el objetivo de las pruebas de detección es detectar la actividad celular anormal que podría estar vinculada al cáncer? La termografía debería ser la primera opción en la detección del cáncer de mama, evitando la radiación y los posibles efectos nocivos de la mamografía en el cuerpo. Y, ya que la termografía puede detectar crecimientos anormales mucho antes que la mamografía, ésta es la mejor opción para la atención preventiva y el tratamiento proactivo del cáncer de mama.

 

Haz click aquí y encontrarás algunos estudios de casos interesantes usando termografías. Estos estudios ilustran el papel que desempeña la termografía como adición a un cuidado regular de la mama de las mujeres. La mayoría de las compañías de seguros no cubren la termografía, pero definitivamente vale la pena la inversión y la tranquilidad. El coste habitual suele variar entre 175-3250$, dependiendo del lugar en donde vivas, de acuerdo con BreastHealthProject.com. ¿Quieres encontrar tu centro más cercano? Visita la Academia Internacional de Termología Clínica para buscar centros de termografía por estado o haz una búsqueda en Google para encontrar el centro más cercano.